Beneficios de la Masa Madre

Home/Recetas, Uncategorized/Beneficios de la Masa Madre

Beneficios de la Masa Madre

Hace miles de años cuando no existía la levadura artificial, fermentadores ni mejorantes, se usaba la masa madre como la base de cada pan ancestral.

La masa madre o ‘sourdough’ en inglés es un fermento de agua y harina que se usa para leudar el pan de manera natural en vez de usar levadura artificial. Este proceso es más lento y resulta en un pan de mejor calidad que es más facil de digerir y tiene sabores, texturas, y aromas más complejos y deliciosos.

La masa madre se metaboliza de forma mucho más saludable porque el proceso largo de fermentación rompe la proteína del gluten, transformándola en proteínas más simples. La fermentación natural también aporta bacterias benéficas para la flora intestinal.

El tiempo y la dedicación son esenciales para lograr un pan que nos aporte todos estos beneficios. No es igual comer un pan que se dejó reposar por solamente 2 horas a uno que fermentó por un mínimo de 15 horas. La diferencia no sólo se nota en la digestión sino que en la profundidad de sabor y color de cada hogaza. El tiempo largo de reposo permite que el pan alcance otros tonos de sabor espectaculares como sucede en un buen vino.

Es por eso que nosotras creemos en la importancia de seguir los procesos ancestrales para elaborar nuestro pan, sin cortar tiempos ni escatimar en la calidad de nuestros ingredientes. Dejamos a cada pan leudar de manera natural por más de 15 horas antes de entrar al horno siempre usando la masa madre como la base de nuestra panadería para lograr el mejor producto para complacer al paladar (y la digestión!) de nuestros clientes.

¿Cómo hacer masa madre?

Aunque la masa madre nos pueda aportar muchos beneficios y es el ingrediente sagrado e indispensable de los mejores panaderos del mundo, se puede hacer fácilmente en casa con una pequeña inversión de tiempo.

Lo que vas a necesitar:

1 recipiente de cristal (que sea más alto que ancho ya que la masa madre va a crecer)

1 cuchara de madera

harina integral orgánica

Harina de trigo

Agua filtrada a temperatura ambiente

1 paño para tapar el recipiente de cristal

Día 1: Poner 3/4 taza de agua y 1 taza de harina integral en tu recipiente de vidrio. Mezclar hasta no ver grumos con la cuchara de madera.

Cubrir el recipiente sin taparlo por completo. La masa madre se alimenta de las bacterias que están en el medio ambiente entonces quieres dejar que respire.

Dejar reposar por una noche.

Día 2:

Es muy probable que la mezcla se vea igual que ayer pero hay que tener paciencia y darle tiempo para que sea active.

Agregárle 1/2 taza de agua y 1 taza de harina de trigo (no harina integral), mezclar hasta que se incorpore bien, y dejarlo reposar por 24 horas en las mismas condiciones.

Día 3:

Al tercer día de fermentación, ya se deberán ver burbujas en la superficie y un aumento en volumen de la masa madre. Independientemente, desecha la mitad de tu masa madre (o regalaselo a un amigo) y alimentala de nuevo con 1 taza de harina de trigo y 1/2 taza de agua. Mezclalo y cúbrelo con un paño para dejarlo reposar por otras 24 horas.

Día 4:

La masa madre debió doblar en tamaño o más. Si aun sigue sin doblar en volumen, déjalo fermentar otras 12 a 24 horas. Si no, repite el paso del tercer día, desechando la mitad de la masa, y agregarle 1 taza de harina de trigo y ½ taza de agua a la masa restante. Cubrir con un paño y dejarlo fermentar por otras 24 horas o hasta doblar de nuevo en tamaño.

Leave A Comment